Colorantes naturales para jabones de sosa

Lista con las sustancias que podemos usar para teñir nuestros jabones de sosa de forma natural

Muchas veces me preguntan que colorantes se usan para dar color al jabón, si los colorantes alimentarios son buenos para los jabones o porqué no funcionan los tintes que usamos para dar color a algunas comidas. A lo largo de este artículo quiero dar una lista de materias primas que solemos tener a mano, algunas de ellas son de uso cotidiano, otras no tanto, pero no suelen ser difíciles de conseguir en la tienda del pueblo o en el mercado semanal.


Hay numerosas sustancias que podemos utilizar como colorantes naturales y agregar en nuestros jabones de aceite y sosa para conseguir bonitos efectos. En ocasiones conseguiremos colores vivos, pero en la mayoría de los casos las tonalidades serán más bien rústicas, opacas o pastel.

Además de la ventaja de usar productos naturales, que solemos tener por casa, con estos tintes enriqueceremos nuestro jabones bien con las propiedades de la sustancia o bien añadiendo propiedades extra como podría ser de una textura exfoliante.

Como os anunciaba antes, no todas las sustancias son eficaces colorantes para los jabones de sosa y aceite, esto se debe a que nuestros jabones de aceite tienen un pH alcalino y muchas sustancias se vuelven inestables en estas condiciones, por lo que los colorantes alimentarios no son una buena opción, ya que la comida suele tener un pH neutro tirando a ácido y este tipo de colorantes termina siempre por oxidarse, si bien es cierto, que si se pueden usar los colorantes alimentarios para teñir los jabones de glicerina, en caso de no tener colorantes específicos, pero vuelvo a repetir, no para los de sosa y aceite, de los que vamos a hablar hoy, ya que aunque en el momento de mezclar quede el color, al día siguiente tendremos tonalidades marronáceas que nada tendrán que ver con lo que teníamos pensado en un principio.



Como teñir jabones artesanales


Podemos conseguir diferentes tipos de tintes naturales utilizando distintas técnicas de extracción de los pigmentos:


  • Por ejemplo podemos macerar los aceites que vayamos a usar con sustancias que tiñan la grasa, es el caso de la zanahoria, la cayena, el tomate;
Colorantes naturales para jabones de aceite: oleato de zanahoria
Con oleato de zanahoria. Gracias por la foto Luciérnaga 😆

  • También se puede pulverizar el colorante natural y añadirlo a la traza, por ejemplo el cacao en polvo, las algas, la espinaca;

Colorantes naturales para jabones de aceite: cacao puro en polvo
Cacao puro en polvo en la traza

  • usar materias primas que le den un color al jabón en particular, como puede ser el caso del aceite de palma africano, las arcillas, el carbón activo... ¿Y que me decís de las maravillosas micas y pigmentos? Aunque de estas hablaré más adelante...

Colorantes naturales para jabones de aceite: aceite de palma africano
Cerveza rubia y aceite de palma africano

  • Es posible incluso hacer una infusión de plantas para aprovechar los elementos hidrosolubles o extraer el color durante el proceso de disolución de la sosa, aunque esta última técnica es un tanto desaconsejable si queremos aprovechar las propiedades de las plantas en su totalidad;


Colorantes naturales para diluir en la sosa: annato o achiote
Gracias por la foto Sayti


Poco a poco iré ampliando la lista y añadiendo ejemplos en imágenes para que se puedan comprobar los resultados.

Lista de sustancias que podemos usar como colorantes naturales:


Aceite de palma africano:

Resulta un naranja intenso incluso mezclado con otros aceites y con infusiones o sustituyendo el líquido de las recetas por otras sustancias como por ejemplo la cerveza. Además le da un olor muy especial a los jabones, a mi me encanta. Es rico en vitaminas A (retinol o caroteno) y E (tocoferol).

Colorantes naturales para jabones de aceite: aceite de palma africano
Cerveza con aceite de palma africano

Alfalfa: 

Obtendremos un tono verde medio. Lo que en realidad usaremos de la alfalfa será la clorofila, un colorante hidrosoluble, por lo que podemos agregarlo en el agua, si lo tenemos en polvo en la traza en forma de lluvia o mezclado con una pequeña cantidad de aceite. Como curiosidad decir que se utiliza mucho en la industria alimentaria y se encuentran tras el código alimentario E140. 


Algas: 

Como la spirulina, el fucus u otras algas comestibles, estas aportarán un color verde más o menos intenso, como en el caso de la alfalfa estamos aprovechándonos de la clorofila, en este caso de las algas marinas. Éstas además aportan minerales y nutrientes a la piel. Se les atribuyen otras propiedades como: antibacterianas, antifúngicas, antivirales, antineoplásicos, anticoagulantes, tóxicos, antitumorales, antipalúdicos, antihelmínticos, antiinflamatorios, antiprotozoarios, inmunosupresores... En cosmetología suelen utilizarse tres tipos de algas: Fucus, Ascophyllum y determinadas especies de Laminaria.

Se pueden añadir a los jabones de varias formas: si las tenemos deshidratadas las podemos rehidratar y hacer una papilla con un porcentaje del peso del líquido de la receta del jabón, las congelaremos y sobre los hielos disolveremos la sosa normalmente. Por otro lado, si las tenemos pulverizadas podemos añadirlas en la traza a modo de colorante, bien mezcladas con un poquito de aceite o bien secas en forma de lluvia.


Colorantes naturales para jabones de aceite: alga espirulina
Alga espirulina pulverizada añadida en la traza



Alkanna tinctoria:

Era una raíz usada en la medicina medieval para dar color a los preparados, también se usaba para teñir tejidos. Para usarla en los jabones se debe macerar en aceite. Produce diferentes colores dependiendo del pH, rojo en pH 6.1, morado en 8.8 y azul en pH 10. Así que en nuestros jabones dará bonitas tonalidades moradas o azules. La planta es de la familia de las boragináceas y contiene también alcaloides pirrolizidinicos, por lo que no es aconsejable experimentar con infusiones si tenemos problemas hepáticos. Se conoce a esta planta como raíz del traidor, supongo que ese nombre se debe a que dependiendo de la mordiente o el fijador que se usara para teñir las ropas antiguamente el resultado era diferente... Si su nombre no se debe a esto, creo que hubiera sido una buena historia. 


Arcillas:


Dependiendo del tipo de arcilla podemos obtener tonos amarillos, rojizos, marrones, rosas, blancos, verdes... La arcilla se suele utilizar en los jabones para regular pieles grasas, mantener el acné a raya, como desmaquillante... Las incorporaremos en la traza en forma de lluvia removiendo bien para que no queden grumos, o mezclando con un poco de aceite descontado de la receta y removiendo hasta su completa integración. Cada arcilla tiene sus propiedades particulares, por lo que lo mejor es leer antes de comprar, la más sencilla de conseguir suele ser la arcilla roja, con un color característico de ladrillo.
Colorantes naturales para jabones de aceite: arcilla amarilla y arcilla verde
Arcilla amarilla y verde pulverizada en la traza
Colorantes naturales para jabones de aceite: arcilla rosa
Leche de cabra y arcilla rosa. Gracias por las fotos Luciérnaga 😉

Azafrán: 


Da lugar a un color amarillo más o menos intenso según la cantidad, aunque francamente no es un buen colorante ya que sale extremadamente caro y se puede sustituir por otros colorantes como una pequeña cantidad de aceite de palma africano, macerado de zanahoria, arcilla amarilla, annato, mica o colorantes para jabones sintéticos. Si queremos conseguir amarillo tenemos muchas opciones para elegir a parte del azafrán.  Personalmente prefiero el azafrán en la olla. 


Bixa orellana, annatto o achiote:

Produce tonalidades desde amarillo pastel a anaranjado-rojizo. El pigmento se encuentra en la cubierta de las semillas. Se puede usar en polvo añadiéndolo a la disolución de sosa y agua, bien añadiendo el polvo a la traza, o incluso también se puede macerar en aceite, ya que contiene un carotenoide llamado bixina que cederá el color al unto, en la disolución alcalina conseguiremos la tintura gracias a la norbixina que es la parte hidrosoluble. El color permanece estable en rangos de pH de 5 a 9. Este árbol se cultiva en El Salvador, Costa Rica, México, Panamá, Colombia, Ecuador, Venezuela, Bolivia y Andes de Perú.


Cacao: 

Color marrón más o menos suave. El color se mantiene con un pH estable de 3 a 11, además es resistente al calor y la luz, por lo que se usa también como colorante alimentario. En el jabón lo usaremos en polvo agregado a la traza, además nos aportará propiedades emolientes, nutrientes y antiedad y su inigualable olor, los jabones hechos con cacao desprenden un suave aroma por lo que no es necesario usar aceites esenciales y pueden se una buena opción para los jabones utilizados por los más pequeños de la casa.

Colorantes naturales para jabones de aceite: cacao puro
Cacao puro en polvo añadido en la traza


Café: 

De marrón muy suave a casi negro, dependiendo de la concentración, el tipo de café, si es grano triturado o instantáneo y del modo de uso. Lo podemos agregar en la lejía o en la traza, aunque personalmente me gusta más ponerlo en la traza, ya que en la lejía perdemos algo de color y desprende olor a churruscado. Además si usamos café molido triturado agregaremos propiedades exfoliantes a nuestro jabón. De esta manera también podremos jugar con las decoraciones del jabón de muchas formas diferentes, os animo a investigar. Por cierto, para dar aroma a café en nuestros jabones podemos elegir entre usar fragancias sintéticas, extractos aromáticos o aceites de café tostado, con el aroma que desprende el café usado para dar color no será suficiente.

Caléndula: 

Para obtener colores crema, amarillentos o anaranjados, dependiendo del método que utilicemos y la concentración, aunque nunca conseguiremos tonalidades muy oscuras o saturadas. Podemos reemplazar el líquido de la fórmula de jabón por infusión de caléndula, resultando así unas tonalidades muy suaves en los jabones. También podemos macerar las flores en aceites para obtener unos tonos más consistentes, pero siempre obteniendo tonos rústicos. La calendula officinalis es una planta típica Europea que crece de forma espontanea durante prácticamente todo el año, es una planta magnifica para la piel, si quieres saber más sobre sus propiedades te recomiendo este enlace: Flora espontánea: calendula officinalis.

Colorantes naturales para jabones de aceite: infusión de caléndula y cúrcuma en polvo
Cúrcuma en polvo arriba y abajo con infusión de caléndula.

Canela: 

Dependiendo de la cantidad y la concentración desde colores beiges a marrones. La incluiremos pulverizada en la traza, además nos dará una textura exfoliante muy suave en nuestros jabones. El aceite esencial de canela es rubefaciente, por lo que se suele usar en masajes para irritar de manera controlada la piel, ayudando a aliviar determinados síntomas como los dolores recurrentes o los hongos, la canela en polvo contiene proporciones de sustancias activas en muchísima menos cantidad que el aceite esencial, pero aún así no está mal tener en cuenta que puede llegar a irritar la piel. Se utiliza también como método para restablecer la circulación sanguínea capilar. La canela es otro de los aditivos que podemos usar para aromatizar de forma suave y delicada nuestros jabones cuando no nos quedan aceites esenciales o fragancias en nuestro armario.


 
Colorantes naturales para jabones de aceite: con cúrcuma en polvo y canela
Con cúrcuma y canela en polvo. Gracias por la foto Luciérnaga 💜

Carbón activo:


El carbón activo o carbón activado es un aditivo que además de aportar increíbles propiedades a nuestros jabones, los tiñe con un color negro intenso que no conseguiremos con ninguna mica ni tinte.  En cosmética nos aportará sus cualidades limpiadoras: absorbe el exceso de grasa, impurezas y suciedad, ayudando a eliminar o por lo menos a hacer menos visibles los puntos negros. Es un buen aliado también para combatir el acné causado por virus o bacterias. El carbón activo se puede obtener de diferentes materiales, como la cáscara de coco, diferentes semillas o el bambú. Como dato os contaré que se utiliza en ámbitos muy diferentes, como puede ser la potabilización de aguas, la purificación de distintas sustancias, como puede ser la glicerina o para tratar envenenamientos severos en medicina.


Carmín: 

El carmín es un colorante muy conocido en cosmética debido a las barras de labios. En jabones podemos conseguir colores que varían desde el rosa hasta el color carmín propiamente dicho. Este colorante se extrae de la hembra de la cochinilla, unos insectos minúsculos de color rojo vivo utilizados desde hace milenios. Existen diferentes opciones comerciales de este tinte. Se utiliza en la industria alimentaria bajo la nomenclatura E120, en cosmética, en pintura y en tintorería de manera habitual.


Cayena: 

Con la cayena podemos obtener tonos rojo pálido, naranja o marrónaceo. El colorante que podemos extraer de las cayenas es el mismo que podíamos sacar de los tomates y otras frutas, se trata del licopeno y la capsaicina, colorantes naturales solubles en aceite. Para ello maceraremos las cayenas en aceite para extraer el pigmento y después usaremos el aceite para realizar el jabón. Dependiendo de la concentración y la cantidad obtendremos diferentes tonalidades. La cayena tiene la propiedad de estimular la circulación y usada en ungüentos suele enrojecer la piel, al igual que la canela. En los jabones al estar muy poco tiempo en contacto con la misma lo más probable es que no notemos sus efectos, de todas maneras, al igual que con el resto de jabones hay que tener cuidado de que la espuma no entre en contacto con los ojos.


Clorofila:

Se puede obtener un color verde intenso gracias a la clorofila. Mismo procedimiento que el citado anteriormente con la alfalfa.

Cúrcuma: 


Dependiendo del tipo conseguiremos tonos de naranja a amarronado. Se añade pulverizada en la traza, obteniendo diferente tonalidad dependiendo de la cantidad. Aporta propiedades cicatrizantes y algunos de sus componentes están siendo utilizados para mejorar síntomas de algunos tipos de psoriasis, aunque por ahora son solamente estudios, merece la pena mencionarlo. También se usa alguno de sus principios activos en pomadas para tratar hemorroides y otras inflamaciones. 

Espinaca molida: 

Vamos a conseguir un verde más o menos intenso. Podemos usarla pulverizada en la traza o hacer un caldo muy concentrado en el que herviremos y trituraremos las hojas, para después usarlo para disolver la sosa, recordar que se debe congelar antes de usar. 

Con espinaca, espirulina y mica verde. Gracias por la foto Sayti 💓


Harina de maíz: 

Consigue un efecto exfoliante suave además de proporcionar un bonito color amarillo en el jabón se utiliza en polvo mezclado en la traza. Si conseguimos mazorcas de otros colores es posible que consigamos variación en los tonos, ¿Lo habéis probado?


Hipérico:

Resultará un tono verde suave y elegante si usamos el aceite resultado de macerar la hierba seca para elaborar jabón. Podemos encontrar esta planta en estado silvestre en prácticamente toda Europa y este de Rusia, aunque se ha adaptado también a China, Australia, Norte de África y América. Tiene propiedades anti-inflamatorias usado por vía tópica, también se le atribuyen cualidades cicatrizantes. Cuidado con su uso, pues aunque en el jabón apenas notaremos sus contra-indicaciones, puede tornar la piel fotosensible, lo que quiere decir que si lo usamos para otros menesteres como pueden ser los ungüentos para aliviar dolores o contracturas, podría causar reacciones no deseadas, como manchas o irritación.


Licopeno: 

Es la sustancia de la que hablamos anteriormente presente en los tomates, pimientos, cayenas... Esta si que es más difícil de conseguir en este estado en la tienda del pueblo, pero podemos extraerla de los alimentos mediante maceración en aceites. Además lo podemos tener en cuenta para investigar que otras frutas o verduras la contienen y así hacer nuestros propios experimentos.


Manzanilla: 

La manzanilla se puede usar en infusión, en aceite macerado, en polvo o combinando varios métodos. Aporta a los jabones propiedades antiinflamatorias y suavizantes.  Consigue colores beige o amarillentos suaves. Muy utilizaba antiguamente en preparaciones capilares para aclarar los cabellos y conseguir reflejos dorados en el pelo. También se usaba para aportar brillo al cabello usada como enjuague tras el lavado.



Paprika:

Esta especia es originaria de Hungría y viene a ser lo mismo que el pimentón que hemos usado toda la vida, por tanto obtendremos tonos rojizos, anaranjados o marronáceos, dependiendo de la cantidad y del tipo, algunos son más oscuros que otros. Actúa por los mismos componentes que la anterior citada cayena y podemos espolvorearlo en la traza jugando con la cantidad para obtener una u otra tonalidad.


Pimentón:

Mismo modo de uso que la paprika y la cayena.


Remolacha: 

Aún tengo un tarro de remolacha seca esperando ser pulverizada para hacer la prueba, ya que he encontrado información contradictoria sobre este ingrediente y quiero comprobarlo por mi misma. Según algunas fuentes, en jabones sólidos da un color amarillo calabaza, según otras pueden llegar a obtenerse tonos liliáceos. aunque me temo que se oxide por el alto pH y termine convirtiéndose en marrón... Pronto lo sabremos.

Romero: 


Con aceites macerados en romero podemos conseguir unas tonalidades rojizas de lo más bonitas y rusticas. Los jabones con romero son excelentes para las pieles maduras y si usamos una combinación de aceites que den una espuma particularmente cremosa son también muy buena opción para usar en el cabello o la barba, podemos combinarlo también con cerveza para conseguir jabones para el pelo con fantásticas propiedades.


Colorantes naturales para jabones de aceite: aceite de oliva macerado con romero
Aceite de oliva macerado en romero e infusión de té verde


Sándalo: 

Dependiendo del tipo que se use desde rojo intenso, pasando por rojo parduzco, beige o amarillo. El sándalo reacciona también con el pH dando tonos más rojos para valores ácidos y purpúreos para los más alcalinos, aunque dependiendo de las concentraciones se puede obtener una gama de colores muy amplia. 


Zanahorias: 

Coloración anaranjada incluso con poca cantidad, si usamos un macerado en aceite muy concentrado podemos obtener colores muy vivos. Además conseguiremos un jabón estupendo para el verano gracias a su alto contenido en betacaroteno.

Colorantes naturales para jabones de aceite: aceite de palma africano
Con aceite de Palma y macerado de zanahoria. Gracias mimoko por la foto 😆

Zanahoria morada: 

Depende del pH desde azul a rojo. Con las mismas propiedades que las zanahorias, aunque en este caso podríamos usarla también en polvo añadida en la traza. Estas las tengo pendientes de probar por dos razones, la primera es que no he encontrado hasta la fecha las zanahorias moradas y la segunda es que lo he descubierto al terminar de escribir este artículo, así que me lo apunto para que no se me olvide.




Y no puedo terminar el artículo sin mencionar las micas y los pigmentos naturales, ambos colorantes estables que podemos agregar a nuestros jabones sin ningún riesgo, pero de los que hablaré en otra entrada.

Agradecimientos a quienes me habéis prestado vuestras maravillosas fotos: 

Sayti
Luciernaga

Fuentes:






Comentarios

  1. Algunos de estos jabones son auténticas joyas ¡qué bonitos colores! Es increíble ¡una gran entrada!

    ¡Besos mil!

    ResponderEliminar
  2. Holaaaa, jo, menudo artículo! de lo más interesante maja. A mi sabes que me pasa? bueno lo primero es que no tengo ni idea claro, eso ya lo sabes, pero mira, por ejemplo, tengo mucha lavanda en la aldea, entonces cuando recolecto todas las flores me guardo los granitos en tarros y luego hago infusión para el jabón. Luego echo también flores secas de lavanda pero cuando está echo el jabón todo ha desaparecido, no hay aroma, color, ni siquiera se ven restos de las flores. La sosa se come todo, y veo los tuyos y es que me da una envidia que me muero, en serio.
    Un besooooo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Marisa, gracias :)

      Es todo cuestión de práctica muyer. El tema del aroma simplemente tendrías que añadir aceites esenciales o fragancias y con eso lo tendrías todo solucionado. Los jabones hechos con infusión o con aceites macerados no tienen la suficiente potencia como para mantener el aroma, como bien has dicho por la acción de la sosa, pero añadiendo los aromas en la traza al final del proceso verás que consigues un aroma estupendo y duradero. Yo suelo poner hasta 15 ml por kilo de jabón y es más que suficiente, si te animas o tienes alguna duda ya sabes :)

      Besines

      Eliminar
  3. Qué buen trabajo!!!. Gracias por toda la información super interesante, no tenia ni idea de cuantos colorantes naturales podemos usar. Tomo noto de todo. Me encanta tu blog. Soy luciérnaga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi me encanta experimentar con estas cosas, de echo tengo algunos pendientes de test, pero como te decía por el otro canal no tengo tiempo suficiente... Ya me contarás los que vayas probando.

      Un besin

      Eliminar
  4. ¡Hola Marta!

    Es un post de lo más interesante, muy completo, donde específicas el uso de cosas naturales.

    Un besote compi ;)

    ResponderEliminar
  5. Muy interesante, sobre todo para personas como yo a las que nos gusta las manualidades y realizar nuevas cosas por nosotras mismas.
    Muchas gracias!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues ya sabes, cualquier día te pones a hacer jabones :)

      Eliminar
  6. Hola, justo lo que estaba buscando¡¡ gracias¡ siempre que busco algo de colorantes naturales me salen páginas americanas. Es estupendo como lo explicas y los jabones son preciosos. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro mucho que te haya gustado, muchas de las páginas con las que aprendo son americanas, pero claro, ellas van un pasito por delante en algunas cosas y como pueden vender en casa, experimentan más que nosotras, o creo que será por eso :)

      Algunos de estos colorantes los puedes usar también para jabones de glicerina.

      Un saludo

      Eliminar
  7. Hola, quisiera saber si al usar el cocimiento de las plantas aromaticas(citronella) por ejemplo, debo usar la planta seca o fresca?? y no le da hongos a mediano plazo al jabon? actualmente hago jabon para la cocina pero necesito algo para quitarle el olor al aceite, por eso pensé en el cocimiento de alguna planta aromática, quedo atenta a tu respuesa y muchas gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días, en el blog tengo una de forma para limpiar el aceite usado de cocina, te dejo el enlace:

      Como limpiar el aceite usado para hacer jabón de uso doméstico

      Se puede limpiar también con carbón vegetal usando el mismo método o con arcilla.

      Por otro lado en cuanto al tema de hacer infusión para eliminar el olor, no entiendo muy bien si quieres cocinar el aceite usado con la infusión o usar la infusión para preparar con la infusión el jabón. No te preocupes por el tema de los hongos, el jabón tiene un pH muy alcalino y no deja que crezcan bacterias en el, otra cosa es que añadas la hierba en pedazos como decoración en fresco... ahí si podrías tener problemas.

      Como consejo te recomiendo primero limpiar el aceite con el método que te cuento arriba, luego puedes dejarlo macerar con hojas de pino, abeto o ciprés, además de darle aroma aportan resina y aumentan la espuma, puedes también macerarlo a fuego suave durante unas horas para extraer la resina y los aromas y si el aceite no está muy sucio o no esta rancio.

      Otra idea es dejar un porcentaje de sosa suelta, así casi seguro que no te deja ningún tipo de olor en la pastilla de jabón, eso sí ponte guantes al usarlo, pues reseca mucho la piel.

      Te dejo otro enlace con una receta de jabón para la ropa, pero que se puede usar para lavar los platos si no te molesta su formato en pastilla dura:

      jabón para ropa en pastilla con aceite de oliva reciclado

      Si no usas aceite de oliva tienes que recalcular la fórmula. Si no sabes muy bien de que estoy hablando dímelo y miramos a ver tus dudas, así escribiré una nueva entrada, que hace tiempo que no me paso por aquí a mejorar el blog.

      Ah! se me olvidaba otra opción para eliminar olores es limpiar con alumbre en polvo, aunque esta la tengo apuntada para probarla, lo leí por la red y teniendo en cuenta que elimina olores de zapatos y axilas puede ser válida, aunque aún no la he comprobado :)

      Espero que te sirva de ayuda, cualquier cosa me dices.

      Un saludo

      Eliminar
  8. Me encanta! Justo lo q buscaba! Voy a ir probando las cositas aunq he leido en varios sitios q los colorantes naturales no aguantan mucho tiempo, q opinas??? Yo ya he probado el pimenton y de momento ha superado la maduracion con exito! Otra pregunta, puedes explicar un poco mjr lo del carbon activo? Como se utiliza? Sirven las pastillas de carbon activo para la gastrointeritis? Muchas gracias x la info!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola me alegro que te guste el artículo y que vayas probando cosas, es la mejor manera de aprender :)

      En cuanto a si aguantan o no los colorantes naturales desde mi experiencia si que lo hacen, son menos vistosos que las micas u otro tipo de colorantes especiales para jabones de sosa, pero tengo hechos jabones coloreados con algas, cúrcuma, arcilla, cacao... que se han curado y mantenido en mi armario hasta un año sin notar pérdida de color. Supongo que el guardarlos en las condiciones adecuadas influye también bastante. La única pega que yo les veo a este tipo de colorantes, como te decía antes es que dan unos tonos más rústicos y no tan vivos, aunque esto no tiene por que ser un inconveniente.

      Sobre el carbón activo, yo uso uno en polvo, compro un preparado especial para cosmética. Con muy poca cantidad se consiguen negros muy intensos, así que vete añadiendo a poquitines en la traza y removiendo a mano, verás como enseguida se torna todo negro como la noche. A lo de si sirven las pastillas de gastroenteritis me imagino que si, yo alguna vez que me quede sin materiales he usado las cápsulas de espirulina para colorear en lugar de las algas que suelo usar normalmente. Si las pastillas de las que hablas vienen en cápsulas simplemente ábrelas y agrégalas a la traza como te decía, si vienen en forma de comprimido prensado tendrás que aplastarlas bien para conseguir que se forme un polvillo fino fácil de dispersar.

      Espero haber resuelto tus dudas. Cualquier cosa pregúntame.

      Un saludo,
      Marta.

      Eliminar

Publicar un comentario

Me encanta recibir comentarios, opiniones, sugerencias y críticas constructivas, así que te animo a que dejes el tuyo en el blog:

Lo más leído: