Flora espontánea de Asturias: Hipérico, Hypericum perforatum

Hipérico o hierba de San Juan. Flora espontánea de Asturias

A esta planta se la conoce también como hierba de San Juan, porque durante esta fecha suele estar grande y florida, por tanto lista para su recolección. El hipérico tiene muchos usos, varios de ellos reconocidos por la medicina popular desde hace generaciones, nosotros la vamos a recolectar para desarrollar diferentes preparados.


Sinonimia y descripción


Podemos encontrar esta planta escondida tras nombres populares como pericón, sanjuanes, perforata, hierba de las heridas, hierba militar, milfurada, corazoncillo, flor de Sant Joan, osto-argal...

El hipérico perforatum es una planta perenne de hasta 80 centímetros de altura que podemos encontrar en la península ibérica, pero que también crece de forma espontánea en toda Europa, el norte de Asia y en el norte de África, aunque debido a las migraciones y exportaciones actualmente se la puede encontrar en muchas otras zonas templadas del globo.

Se compone de un tallo principal de color rojizo con la parte más cercana al suelo de aspecto leñoso y deshojado y otras ramificaciones secundarias más endebles y de coloración verde en las que podemos observar las hojas, que son opuestas y alargadas, si las miramos a trasluz comprobaremos que unos pequeños puntos traslucidos la adornan de manera uniforme (de ahí su apellido perforatum).


Se pueden apreciar perfectamente los puntitos translucidos del hypericum perforatum si colocamos una hoja contra una fuente luminosa
Detalle de las perforaciones. Fuente


Floración


El hipérico florece a partir de mayo, pero suele estar en pleno apogeo durante finales de Junio, de ahí su nombre común "Hierba de San Juan", dependiendo de la altitud recogeremos esta planta durante el mes de julio e incluso hasta bien entrado agosto.

Sus flores son de color amarillo dorado, están colocadas en ramilletes y se componen de cinco pétalos con algún que otro puntito negro en los extremos. Los estambres son muy numerosos y llamativos y podemos encontrarla a pleno sol en pastos, bordes de caminos, matorrales y bosques claros hasta los 2.000 metros de altura.

Cuando frotamos los brotes tiernos se produce la salida de la hipericina, por lo que en Alemania se la conoce como la "sangre de San Juan". 

Se puede ver como el dedo queda manchado con una sustancia rojiza parecida a la sangre
Detalle del color de la hipericina al frotar los brotes tiernos del hipérico. Fuente.

Acción farmacológica, propiedades y uso del hypericum perforatum


  • Antiinflamatorio: por vía tópica se usa para golpes, quemaduras, hemorroides... Vía interna se usa para tratamientos de inflamaciones crónicas de estómago, hígado, vesícula o riñones.
  • Astringente: por ejemplo para tratar diarreas nerviosas.
  • Vulneario: vía tópica para tratar llagas o heridas, también se puede usar en gárgaras, compresas, lavados de asiento...
  • Sedante: utilizado en casos de ansiedad y depresión leve o moderada.
  • Colagogo: facilita la expulsión de la bilis retenida en la vesícula biliar, también como tratamiento purgante intestinal. 
  • Analgésico o sedante suave.

Composición química


Contiene, entre otros principios activos, una materia grasa con alcohol cerilicofitosterinahidrocarburos y glicéridos de los ácidos esteárico, mirístico y palmítico. Cumarinas, taninos,  también pigmentos como la hipericina o la cuercetinaglucosidos, rutinavitamina P y vitamina C. En sus frutos y semillas contiene también ácidos oleico y linoleico.

Sección transversal del tallo en la que se puede observar la estructura celular, tinción: Acridina roja y Astra azul. Fuente.


Contraindicaciones conocidas


El hipérico está disponible a la población en general en herboristerías como planta seca o cápsulas, pero también se encuentra presente en algunos medicamentos, fórmulas magistrales o preparaciones de parafarmacia, por lo que siempre tenemos que comprobar los ingredientes y consultar con nuestro médico o farmacéutico antes de comenzar a tomarlo como medicación habitual, ya que se han detectado diversas interacciones con algunos medicamentos como ciclosporina, digoxina, anticonceptivos orales, teofilina y warfarina, provocando al pérdida de la efectividad de estos últimos.

La AEMP nos da en su web las siguientes recomendaciones:


Pacientes tratados con medicamentos Y QUE NO ESTÉN TOMANDO Hypericum perforatum:

- Los pacientes tratados con medicamentos antirretrovirales para el tratamiento de su infección por VIH no deben tomar Hypericum perforatum ya que ello podría ocasionar una pérdida del efecto terapéutico y el desarrollo de resistencias
- Se aconseja a las mujeres que utilizan anticonceptivos orales que no tomen Hypericum perforatum, ya que ello podría ocasionar una pérdida del efecto anticonceptivo
- Los pacientes que estén en tratamiento con algún medicamento, deben consultar con su médico o farmacéutico antes de comenzar a utilizar productos con Hypericum perforatum.


Pacientes tratados con medicamentos Y QUE ESTÉN TOMANDO Hypericum perforatum:
- Los pacientes que estén ya tomando de forma concomitante productos con Hypericum perforatum y medicamentos, no deben de dejar de tomarlo, ya que la retirada podría provocar un incremento de los niveles plasmáticos de estos medicamentos. En algunos casos ello podría desencadenar la consiguiente toxicidad (especialmente en el caso de medicamentos con estrecho margen terapéutico como ciclosporina, digoxina, teofilina y warfarina, para los cuales ya se dispone de datos, ver referencias bibliográficas).


Para leer la información al completo dejo el enlace sobre la ficha del hypericum perforatum de la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios, aunque como digo anteriormente lo mejor es siempre consultar al médico, ya que muchas veces se nos escapan los términos usados y siempre da más seguridad contar con la opinión de un profesional, automedicarse con plantas medicinales puede ser tan irresponsable como hacerlo con antibióticos si no sabemos lo que estamos haciendo. 

Otra de las contraindicaciones conocidas del hipérico, sobre todo por los practicantes de cosmética natural es que puede provocar fotosensibilización en la piel, dando lugar a hinchazón o irritación cutánea en las zonas menos pigmentadas si se expone la piel al sol después de la toma de un medicamento o preparado farmacéutico que contiene la hierba en su composición. Se han llegado a describir casos de muerte en pequeños animales de piel clara que habían ingerido exceso de la planta durante un tiempo prolongado. No pretendo asustar a nadie, tan solo lo comento como anécdota.


Un poco de historia


En la Edad Media era utilizada para ahuyentar malos espíritus y desgracias en las casas que las colgaban de sus tejados, pero para que esto sucediera la planta debía recogerse en la madrugada del 24 de junio, fecha en la que habían decapitado a San Juan el Bautista y que ejercía un poder beneficioso para ser usada como amuleto.

Según nos cuentan en el Dioscorides renovado parece que el uso del hipérico para tratar heridas y llagas se remonta al renacimiento, la razón por la que se cree se usaba para tal menester era debido a las perforaciones de las hojas, que  a pesar de estar agujereada, estaban perfectamente "cicatrizadas" y no se escapaba la savia por ellas.

En la obra "Flora española", Quer comenta que el hipérico es la planta con la mejor fama para limpiar, curar y cicatrizar heridas y ulceraciones, bien sean internas o externas y por eso era conocida como "hierba militar", según varios autores limpia y une las partes heridas, también comentan que activa la circulación de la sangre favoreciendo la descongestión de las lesiones tratadas.

Además de las preparaciones típicas como infusiones, decocciones o macerados de aceite, también podemos encontrar el hipérico como ingrediente de algunos vinos y licores medicinales de efectos digestivos o calmantes. 

Incluso se la consideraba útil para evitar la incontinencia nocturna de los niños. 



Ilustración  de hypericum perforatum e hypericum maculatum.

Recolección


Se recolectan las flores y las partes aéreas desechando la parte baja del tallo, más leñosa y sin hojas. 

Para secar la planta se puede hacer de diversas maneras, aunque la más cómoda es atada en ramilletes para después colgarla boca abajo y dejarla secar en una zona sombría y ventilada hasta que comprobemos que estén bien secas, esto se puede comprobar cogiendo un tallo verde y partiéndolo por la mitad, si el sonido es crujiente significa que está lo suficientemente seca como para guardarla en tarros de manera hermética para su uso posterior. 

También podemos secar el hipérico extendiéndolo sobre redecillas o papel secante a la sombra, aunque este método ocupa más espacio y es más engorroso, por lo que resulta menos eficaz que el anterior.

Otra opción es secar en secadero con una temperatura controlada inferior a los 35º.




Forma de uso y dosificación


Podemos utilizar el hipérico para preparar aceites macerados, conocidos también como aceites infusionados u oleatos. Este preparado puede usarse directamente sobre la piel o como ingrediente de otros derivados cosméticos: en cremas, ungüentos, jabones...

La receta tradicional recogida en el Dioscorides dice así:

Tómense 100 gr. de sumidades recién recolectadas del hipérico, pero ya bien secas; introdúzcanse en una botella de boca ancha, y échense sobre ellas un litro de aceite de olivas de la mejor calidad; tápese bien la botella; póngase boca abajo, para asegurarse de su cierre perfecto y manténgase en esta posición durante cuarenta días y otras tantas noches, a sol y sereno, removiendo suavemente todos los días la botella, pasados los cuales se pasa el aceite por la estameña, se exprime bien y se coloca en botellitas pequeñas, bien tapadas, y en lugar fresco y oscuro. Cada vez que se necesite usar el aceite de una botellita, empléese el que sea, y deséchese el que sobra.

En casa lo hacemos de la siguiente manera, utilizamos 100 gramos de planta de hipérico seca por cada litro de aceite de oliva, introduciremos las hierbas secas y picadas junto con el aceite en un tarro de boca ancha para así poder manejar con mayor comodidad a la hora de colar, lo tapamos bien y lo dejamos reposar durante 40 días agitando el contenido del tarro de vez en cuando, personalmente no me gusta ponerlo al sol, a pesar de que esta es la forma en que se viene haciendo tradicionalmente por dos razones: la primera es que los rayos uva del sol destruyen algunos componentes, por regla general no se suelen secar las plantas medicinales al sol; y la segunda razón es que no suba la temperatura demasiado, últimamente están viniendo unos veranos muy calurosos y en el armario se alcanzan temperaturas óptimas para la correcta maceración sin altibajos muy marcados. Pasada la cuarentena de maceración colamos el aceite a través de una malla fina, una manga de café o un filtro de papel de cocina, de esos que se usan para las cafeteras no muy modernas. Luego lo guardamos en envases de cristal ámbar, si queréis que dure más tiempo lo podéis congelar o añadirle vitamina E, aunque suele aguantar aproximadamente un año si lo conservamos debidamente.


Extrayendo el aceite de hipérico. Fuente

Otros preparados que podemos hacer con hypericum son las tinturas alcohólicas, que tomadas de forma oral las recomendaban antaño como remedio antiinflamatorio, digestivo o incluso para el asma. 

Una receta popular de tintura de hipérico como remedio para la artritis dice así:

Macerar 10 días 20 gramos de sumidades florales machacadas en 100 gramos de alcohol de 70º. Filtrar y conservar en un frasco oscuro con cuentagotas. Debe administrarse dos o tres veces al día a razón de ocho o diez gotas.

Otra receta en la que debemos macerar el hipérico en alcohol bien diferente es la siguiente:

Para preparar ratafia de hipérico usaremos media onza de sumidades florales por cada litro de aguardiente, añadiremos además un limón cortado en rodajas, durante un par de semanas lo dejaremos que madura, removiéndolo a menudo. Se cuela y se le añade azúcar al gusto. Se tomará una copita después de comer para ayudar a la digestión.


Curiosidades sobre el hypericum perforatum


La Sociedad Alemana de Psiquiatría y Psicoterapia, Medicina Psicosomática y Neurología, apuesta por el uso del hypericum como una primera opción a la hora de recetar un tratamiento para las depresiones leves o moderadas, aunque su uso sigue desatando polémica, se puede asegurar que en el caso de las depresiones más leves el uso de la planta provoca una reacción positiva en los pacientes, por lo que es administrada con receta.
Hipócrates la utilizó como remedio refrescante y antiinflamatorio. Galeno y Plinio también la citan atribuyéndole propiedades diuréticas, vulnerarias, antiálgicas y otras.

Paracelso lo recomienda como remedio de uso externo en el tratamiento del dolor producido por contusiones y en heridas.

El padre Sebastián Kneipp recomendaba el aceite de hipérico en el tratamiento de contusiones, dolores artrósicos, neurálgicos y otros procesos dolorosos, dejando macerar flores frescas de hipérico en aceite de oliva
En cuanto a las formas de administración de la medicina popular, las más usadas son: el aceite de hipérico, la infusión, decocción, maceración, tintura, vino, ratafia o rosoli.


Recetas con hipérico





Quizás también te interese...

6 comentarios:

  1. Además de una flor muy bonita ya veo que tiene muchísimos usos

    ¡Besos mil!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, muchos de ellos desconocidos por la gran mayoría... y es una pena.

      Eliminar
  2. ¡Placerazo leerte, querida Marta!. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Belén :) Te tengo abandonadilla... pero es que ando este verano con un montón de frentes abiertos y no doy a basto, a ver si me encuentro alguna de tus preciosas mariposas en mis paseos de fin de semana.

      Besines

      Eliminar
  3. Vaya artículo super completo, si señora. Con muchas curiosidades y muy útil, no tenía ni idea de como la llamaban en alemanía, y ahora creo que no se me va olvidar nunca.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, la verdad es que lo paso muy bien haciendo estos artículos y aprendo un montón de cosas... Y si además me decís que os gustan ya el trabajo es redondo :)

      Eliminar

Me encanta recibir comentarios, opiniones, sugerencias y críticas constructivas, así que te animo a que dejes el tuyo en el blog:

Recibe un e-mail cuando publique contenido nuevo

* campo obligatorio